Menu desplegable

Cargando Buscador

viernes, 4 de septiembre de 2015

Noble Viejo Adorado

Un día frío de invierno le escribo a mi padre
de niño era humilde su bohío y pobre su legado
su ropita desgastada y sus pies descalzos
las manos duras de labrar duro los campos.

Siempre trabajando bajo un sol despiadado
floreciendo los campos y arriando el ganado
Padre... Noble campesino, mi viejo adorado
que con sudor forjó un futuro soñado.

Ahora con cabellos blancos me habla cansado
sus pasos lentos, los camina ahora a mi lado
con algunas arrugas que el viento le ha causado
con una vida colmada de anécdotas y regalos.

Un pasado que vive presente con historias sin tiempo
los consejos sabios de muchos veranos inciertos...
un cuerpo firme y pesado por los manjares probados
con casi un centenar de años encima y aún está a mi lado.

Hoy no repite las historias que siempre ha contado
la luz de su mirada, poco a poco se ha apagado
como un roble siempre fuerte de madera tallada
Elegante al cabalgar, un chalán vasto es mi Padre.

Con orgullo llevo tu nombre al igual que tu apellido
conformaste un bello hogar y te estoy agradecido
eres mi viejo adorado, el mejor padre que anhele un hijo
Aquel que me dio la vida y que por siempre estará conmigo.


Copyright 2015-07-05 Alejo is FeniX